Aunque son muchos los datos sobre violencia de género que se llevan estadísticamente al año, en ocasiones se hace referencia a: “Si una persona está en una relación disfuncional y sufre algún tipo de maltrato ¿Por qué no deja a su agresor?

La respuesta es fácil, muchas personas piensan que su agresor algún día cambiará. Sin embargo, esto no sucede así.

Aquí te presentamos el ciclo de la violencia de género que puedes estar viviendo. Aprende a identificar cada una de las etapas y reconoce que nunca habrá un cambio ¡Denuncia Ya!

  • Calma: En esta fase todo se vive como en un cuento de hadas, no hay reproches y juntos como pareja logran solventar todos los fallos, el agresor no manifiesta ningún problema o regaño ante la víctima, y ​​por lo general su actitud es pasiva y controladora.
  • Acumulación de tensión: Aquí suelen presentarse algunos desacuerdos con el pasar de los días, en los que incluso el agresor puede ejercer algún tipo de manipulación sobre la pareja para que ésta acceda a comportarse de la forma que él espera. Además de ello, pueden existir situaciones que le molesten al maltratador, las cuales serán tomadas como una provocación por parte de la víctima. Finalmente ocurren desprecios, insultos, y humillaciones, que causan graves daños psicológicos y disminuyen la autoestima de la víctima.
  • Explosión: Sucede cuando el agresor acumula toda su ira y resentimiento hacia la víctima, es la etapa más grave donde su comportamiento puede ser irracional y descontrolado, llegando a causar graves daños físicos o sexuales, con el fin de dominar a su víctima. Por lo general en esta etapa, la persona agredida puede llegar a sufrir golpes, bofetadas, empujones, violaciones, daños en la salud, abortos, o incluso la muerte.

Si te encuentras en una situación así, aléjate cuanto antes.

  • Luna de Miel: Donde es común escuchar frases como: “Te prometo que no volverá a suceder” “Es la última vez, perdóname” y muchas más. El agresor buscará compensar con palabras o acciones todos los daños que ha causado. Asumirá un buen comportamiento, ayudará en todas las tareas del hogar e incluso regalara pequeños detalles, todo esto con el fin de contentar a la víctima.

Hasta comenzar de nuevo con el pasar de los días, a repetir el ciclo de la violencia de género una y otra vez.

Escapa de esto y no te conviertas en otro caso más.